Tiempos de Instagram, Influencers y negocios
abril 11, 2019

Reconstrucción de los negocios

En el mundo globalizado y de negocios en el que tenemos la divertida oportunidad de vivir, ser expectante público de infinidad de sucesos es prácticamente inevitable.  Y como todo está interrelacionado, todo lo que sucede afecta a los negocios; los propios y los de otros, los pequeños y los grandes.

Porque lo queramos o no, nos enteramos, nos afecta y la curiosidad de saber qué más pasó después del evento nos carcome. Y es natural que así sea, sobre todo cuando lo que nos mueve es el deseo de aprender lo mejor de los demás.

En Norteamérica

Para los voraces lectores investigar por ejemplo cómo algunas personas en el año de 1929 en los Estados Unidos, a pesar de la Gran Depresión, no huyeron, no se suicidaron y por el contrario decidieron seguir adelante con determinación y renacer de las cenizas vale la pena. De las lecturas extraemos algunas de las causas y a continuación las compartimos:  …“Lo cierto es que la economía estadounidense sufría diversos desequilibrios, principalmente en el reparto de la riqueza y los recursos: se estima que treinta y seis familias ricas poseían unos ingresos equivalentes a los del 42 % de la población. Igualmente, de 27,5 millones de familias, 21,5 no poseían ninguna clase de ahorros.Durante los años 1920, las empresas estadounidenses habían incrementado sus ventas de forma considerable gracias a la expansión del consumo por parte de una emergente clase media, apoyada por un crecimiento del crédito por parte de los bancos. ” Wikipedia

En esas tres afirmaciones nada más, podemos encontrar tres explicaciones del por qué se llega a la Gran Depresión, no siendo las únicas pero sí mostrando a mi manera de ver, que no había un economía sólida, era toda una prosperidad con pies de barro.

Según economistas de la época, los “Dos Deals” planteados por el gobierno de Roosevelt (quien fue elegido Presidente inmediatamente después de Hoover), para palear las consecuencias, no fueron bien recibidos ya que económicamente no dió soluciones sólidas en el tiempo y su mayor ganancia fue la aceptación social por sus políticas socialistas. Vemos que para la mayoría la razón del hundimiento y fracaso esta relacionado con la compra de “espejuelos de colores” en vez de conocimiento, educación y esfuerzo.

Quienes se quedaron sabían que el renacimiento estaba en salir de deudas, vender bienes, reducir gastos, reinventarse y asumir con flexibilidad los cambios. Para el resto seguir las políticas de estado que benefician realmente a los más conocedores de las políticas financieras, era su única opción plausible. El dinero va y viene y así mismo las circunstancias de la vida, todo es cuestión de aprender surfear la ola.

Japón

Más adelante en la historia conocemos eventos terriblemente dramáticos y cómo las consecuencias de la guerra dejaron a  ciudades japonesas. Para quienes vivieron las bombas nucleares de Hiroshima y Nagasaki, la Gran depresión fue solo un juego de niños. A la cantidad de vidas inocentes que se perdieron, se sumó la humillación posterior de rendirse ante su  atacante y mostrarse como una nación totalmente sumisa a los designios que le impusieran.

Los Estados Unidos entonces se convirtió en el principal aliado de la reconstrucción,  llevando al mínimo la calidad del nivel de vida, costos salariales particularmente competitivos y muy convenientemente convirtiéndose en su principal cliente comercial.  Más tarde por los años 50 nos encontramos con un nuevo escenario …-Una de las características de Japón como nación, es la fuerte inclinación hacia la industria tecnológica. La automatización es parte de su cotidianeidad.

Fue entonces cuando el gobierno japonés identificó en su tragedia, la posibilidad de nacer como potencia: Osamu Tezuka, creador de uno de los personajes animados más famosos japoneses conocido como Astroboy (Tetsuwan Atom en su país natal), fue convencido por sus editores para mostrar un futuro en que la tecnología y la energía nuclear eran sinónimo de paz y prosperidad. Esto ocurrió en 1951, y según contó en una entrevista publicada para un medio de su país, la idea o plan general fue convertir el miedo tras los ataques nucleares, en un interés profundo por parte de los jóvenes en dedicarse al desarrollo industrial. –  https://www.dineroenimagen.com/2017-08-06/89471.

Después de la tragedia y del horror prevaleció la vida, la esperanza y los esfuerzos necesarios por conservarla y salir adelante. Hoy por hoy Japón no solo es una nación próspera sino también con una cultura de la que podemos sacar enormes aprendizajes como la disciplina, la constancia, la humildad, la educación, el respecto, así como también si profundizamos, encontraremos que tiene falencias que pueden ser transformadas para bien. En general valores humanos.

Como vemos todo esta relacionado con los negocios. Si a ti y a mi no nos ha ocurrido una Gran depresión o una bomba de Hiroshima seguro sí un divorcio, malas decisiones económicas, deudas, problemas familiares, falta de preparación financiera, que nos ha hecho pasar malos ratos y tantas otras situaciones, pero si a lo largo de la historia de la humanidad reciente una nación como Estados Unidos superó la Gran Depresión y luego Pearl Harbor (y no me refiero a la venganza de las bombas nucleares), y más adelante Japón se repuso al horror, entonces con toda certeza tú y yo podremos reconstruir o en el mejor de los casos enderezar aquello que sea necesario para seguir adelante con éxito.

En la actualidad

Este año  todo el planeta  fue testigo en primera fila del voraz incendio que acabó con la cúpula principal de la Catedral gótica más importante de Francia y que estuvo a nada de  desaparecer el monumento en su totalidad. No había terminado el equipo de bomberos de dar el parte agua, cuando salieron de todos los rincones del mundo benefactores para la reconstrucción, cálculos de tiempos y argumentos que respaldaran tal generosidad. Expertos en restauración que se ponen a la orden, líneas aéreas que ofrecen boletos gratis a los mejores restauradores del mundo, una tragedia que se convierte en causa común.

En un mundo donde el hambre de la mayoría pobre prevalece,  la necesidad de las comunidades sin agua estan a la espera de un reconocimiento, el mundo se vuelca a la golpeada economía del turismo en Francia, y en  función de ello actúa.

En el mundo de los negocios, en esos negocios que hacemos nosotros los mortales que a fin de cuenta somos todos, debemos cultivar la testarudez con conocimiento;  aprender a hacer convocatorias que sumen voluntades sobre nuestra causa y no me refiero  a socios que no necesitamos sino a voluntades. Ganarnos la amistad de un cliente primero, porque ese es nuestro norte como seres humanos y segundo porque a fin de cuentas nuestros negocios no se refieren a carpas o banderas, a cauchos o ropa, a publicidad, productos de repuestos o mil cosas más, se refieren a lo que somos como personas, a lo que nos mueve, a lo que nos motiva.

Un dueño de negocio enamorado de lo que hace, eso transmite, por eso se compromete y cuando llega el momento del cambio bien sea por  un imprevisto o por cambios del entorno, no se paraliza, no cambia de negocio, no lo deja todo y vuelve a empezar. Por el contrario asume el momento difícil como una oportunidad de reinventarse y lo hace.

Espero que este  post te deje algo positivo y si te animas apreciaría tus comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *